PROYECTOSMONCLOVA es una galería de arte contemporáneo con sede en la Ciudad de México, enfocada en facilitar diálogos entre artistas nacionales e internacionales de diferentes generaciones, algunos de ellos son: Eduardo Terrazas, Fred Sandback, Martin Soto Climent, Josephine Meckseper, Tercerunquinto, Helen Escobedo, Chantal Peñalosa, entre otros. 

Establecida en 2005, se ha convertido en uno de lo foros más importantes de arte contemporáneo en México a través del programa que presenta.

Además de exposiciones, la galería publica libros y catálogos, entre los más recientes se incluyen: Restauración de una pintura mural. Tercerunquinto 2000-2015Robert C. Morgan. Works 1967-2017  y Las propiedades de la luz. Luis Barragán-Fred Sandback (próximamente). Algunas de las exhibiciones más destacadas de la galería, son: Caramel Huysmans. Martin Soto Climent (2015); TRUE STORY, show colectivo curado por Michel Blancsubé (2015); Las propiedades de la luz. Fred Sandback (2016); dre omins. Andreas Slominski (2016); Doble fondo. Tercerunquinto (2017); Concept and Painting. Robert C. Morgan (2017); y, próximamente, Josephine Meckseper (2017).

-
MARTES-VIERNES
11:00-18:00
SÁBADOS
11:00-16:00

-
Colima 55 Roma Norte
Ciudad de México 06700
+52 (55) 5525 9715
+52 (55) 4754 3546

Contacto

(C) PROYECTOSMONCLOVA, 2015.

Exposiciones

Josephine Meckseper

septiembre 22, 2017

octubre 28, 2017

  • Josephine Meckseper

Caramel Huysmans

agosto 13, 2015

septiembre 12, 2015

Martín Soto Climent

por Daniel Garza Usabiaga

Esta exposición, en palabras de Martín Soto Climent, «está compuesta por obras que son el resultado de un diálogo entre Caramel Huysmans y yo. Caramel se acercó a mí por la fascinación que despertaron en ella mis piezas. Y yo la invité a ser la creadora de este proyecto… mi muestra es un gesto en el que narro la historia de este amor ideal».

La obra en cuestión que fascinó a Huysmans es un objeto manipulado por Martín Soto: «un monedero de piel roja, abierto de manera obscena sugiriendo una vulva». Como en otras piezas del artista, la apariencia de un objeto cotidiano es reconfigurada; en este caso, al voltearlo y jugar con los pliegues de su forro interior. El resultado  de tal maniobra es una nueva manifestación de la cosa, que comunica y emociona de manera particular y totalmente radical al monedero en su estado convencional. La fuerza de los pliegues erotiza lo cotidiano. No obstante, tal reconfiguración representa tan sólo un instante. El objeto puede ser manipulado y regresar a su estado natural, recuperando su función como monedero. Esta es una característica constante del trabajo de Soto Climent: el potencial efímero que guardan las manipulaciones que ejecuta sobre el mundo de las cosas. Un factor que permite apreciar su renuencia a entender y producir arte como un objeto terminado, como producto.

El conjunto de piezas que se desprende y reflexiona sobre este monedero tergiversado oscila entre lo bidimensional y lo tridimensional. Las superficies de estas piezas están cubiertas con piel de animal. Algunas cuentan con cierto volumen y, en la mayoría, aparecen pliegues que las revisten con formas sugerentes –como la vagina que se encontraba encerrada en el monedero–. Sorprende que Caramel Huysmans comparta apellido con el notable escritor Joris-Karl Huysmans quien dedicó la que, sin duda, es su obra más conocida (A contrapelo, 1884) a la indagación de los placeres y los tormentos del artificio. Las piezas en esta exposición cuentan con un fuerte carácter táctil, debido a sus volúmenes y superficies de piel, que incluso invade el terreno del olfato. Con su materialidad y sus pliegues –que parecieran dar forma a órganos sexuales, pezones, ombligos y marcas en la piel– los trabajos se presentan como fragmentos de cuerpos que, desnudos, se enfrentan al espectador. La maestría en el artificio de estas piezas puede, a la vez, suscitar una profunda atracción como producir un distanciamiento; una relación contradictoria estudiada por Huysmans en su novela de 1884. Las obras en la muestra, de esta manera, traslucen un particular erotismo entre dos individuos que se podría relacionar con la fotografía de Hans Bellmer Store in a Cool Place (1958) en la que el artista ató el cuerpo de Unica Zürn, su pareja, hasta volverlo una especie de masa sin forma definida y con múltiples pliegues.