PROYECTOSMONCLOVA se fundó en la Ciudad de México, en el año 2005, como una plataforma experimental para artistas emergentes. El programa de la galería se ha expandido y consolidado a través de los años para convertirse en uno de los foros más importantes de arte contemporáneo en México, enfatizando en el diálogo entre artistas de diferentes generaciones tanto locales como internacionales.

La galería se mudó en el año 2012 a una locación recién diseñada en la Colonia Roma, este nuevo espacio ofrece 2 áreas de exhibición y una sala de video diseñada para proyecciones cinematográficas de gran escala, ofreciendo a sus artistas diversidad arquitectónica y una plataforma para varios formatos. PROYECTOSMONCLOVA presenta de 6 a 10 exposiciones al año, acompañadas de un programa público de pláticas, proyecciones y performances que enriquecen su potencial discursivo.

-
MARTES-VIERNES
11:00-18:00
SÁBADOS
11:00-16:00

-
Colima 55 Roma Norte
Ciudad de México 06700
+52 (55) 5525 9715
+52 (55) 4754 3546

Contacto

(C) PROYECTOSMONCLOVA, 2015.

Exposiciones

Concept and Painting

marzo 23, 2017

abril 29, 2017

Robert C. Morgan

Viejas unidades de construcción, un contrato económico, más otro posible

noviembre 29, 2012

enero 26, 2013

Tercerunquinto

por Tercerunquinto

En muchas ciudades que han crecido (y que seguramente continuarán haciéndolo) es común encontrar en viviendas de zonas económicamente bajas, pilas de viejos bloques de concreto que han permanecido durante mucho tiempo en espera de ser usados para su fin último: formar parte de un sistema constructivo; otras veces para su ampliación y mejora.

A estos bloques también es posible encontrarlos en zonas de asentamientos irregulares, ubicadas casi siempre en los márgenes del desarrollo urbano. Las personas que habitan estas áreas tienen prohibido construir con estos materiales dadas sus cualidades de permanencia, por lo que generalmente sus casas son construidas con materiales frágiles. Pese a esta prohibición, ellos consiguen estos bloques de concreto, casi siempre usados, y procuran su conservación como una forma de patrimonio con la esperanza de usarlos en algún momento para el levantamiento de una vivienda con cierta dignidad.

La importancia de estos bloques -unidades básicas para la construcción- es que representan en sí mismas una posibilidad de mejora en las condiciones de vida de las personas. Sin embargo, cuando se encuentran en ese permanente estado de latencia constructiva resulta difícil no advertir su condición de ruina.

Para este proyecto, Tercerunquinto estableció un circuito económico encargando a algunas personas que habitan un asentamiento irregular de Monterrey que recolecten bloques de concreto viejos, abandonados o usados. Los primeros cientos de estas unidades fueron recolectadas en su propia comunidad.* Posteriormente, cuando las personas agoten los bloques de esa zona, proseguirán con los de los barrios aledaños y así sucesivamente hasta recorrer otras zonas de la ciudad.

Como una forma de acuerdo económico, a estas personas se les pagará por cada unidad entregada. Los bloques recolectados serán enviados de Monterrey al Distrito Federal periódicamente, y serán reubicados en el espacio de exhibición de la galería Proyectos Monclova para -progresivamente- cubrir sus muros.

Con miras a completar el circuito económico que plantea este proyecto, Tercerunquinto propone a los directores de la galería que el acuerdo con estas personas se mantenga tanto tiempo como lo decida el primer coleccionista interesado en adquirir este proyecto artístico. La participación de éste podrá ser activa determinando la vigencia del acuerdo, al mismo tiempo que implicará obtener el correspondiente volumen de bloques con base al tiempo que decida mantenerlo.

En los extremos de las relaciones de este proyecto se encontrarían dos formas de contrato que se distinguen principalmente por sus escalas económicas, y en medio, atravesada, la obra que Tercerunquinto y Proyectos Monclova han negociado.

*Una parte de estos bloques fueron desenterrados del cauce del río adyacente a su comunidad que, con la crecida a consecuencia del paso del huracán Alex en julio de 2010, derribó y arrastró muchas de las construcciones aledañas.